humor, libros, psicoanálisis, psicoterapia

Doctor Portuondo

Doctor Portuondo es una novela de Carlo Padial publicada por Blackie Books.

Es un magnífico ejercicio de introspección dónde Padial explica sus vivencias a través y con la ayuda de su psicoanálisis.

Una historia llena de elementos reales e imaginados, de locura, surrealismo y también sabiduría. Al fin y al cabo en eso consiste una psicoterapia, en ayudar a alguien a construir una historia que de sentido a lo que le está pasando y no entiende, un ejercicio que le ayude a unir elementos que de otra forma seguirían aislados u olvidados, constituyendo parte de su malestar. Da igual si esto sucede gracias a la ayuda de un chiflado, lo importante es que suceda.

Es un libro súper divertido y que te hace pensar, lejos de las soluciones rápidas y de la autoayuda banal. Uno puede vivir una vida mejor si decide pasar por terapia pero, con total seguridad, ni será rápido ni será indoloro.
¿Y qué pasa con la familia?…
No hay trastorno mental que no se cocine a fuego lento en la infancia y con los padres como ingredientes principales de esa receta desastrosa que es la vida del paciente. Esto, que es algo de lo que cuesta hablar, es de lo que da cuenta el psicoanálisis, las vivencias de la infancia son las más importantes para el desarrollo de un individuo. Funcionamos a nivel inconsciente y disponemos de un amplio abanico de mecanismos de defensa para evitar que lo que es demasiado doloroso salga a flote. La pena es que los conceptos que Freud y sus coleguis utilizaron para construir su modelo y para definir su método de trabajo llevan facilmente a la confusión del que no es experto en la materia, lo cual ha conseguido eclipsar su gran trabajo y ha ayudado a construir la imagen esotérica que la mayoría de gente tiene hoy del psicoanálisis.

Afortunadamente la historia acaba bien. Y acaba bien porque el peculiar Dr. Portuondo ayuda al protagonista a crecer y a convertirse en un neurótico funcional, en lo que podemos llamar una “persona normal”.

Yo lo leí en 2 días, lo empecé y no pude soltarlo. Doblemente recomendable para todo aquel que esté pasando o haya pasado por un psicoanálisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *